‘Calculitis’

Photo of Se ha tratado como mercancía electoral a los menores no acompañados, nos resultaría abominable si fueran nuestros hijos
Facebook
VKontakte
share_fav

Para los que no hemos seguido con demasiada atención esta campaña electoral se nos ha hecho larga, pese a ser la más corta. Arrancó, como mínimo, en abril, y hasta aquí hemos llegado, tras casi un año en hipotermia. Oponerse a esta campaña electoral era protegerse de un tufo inaguantable a cálculo. Están demasiado sobrevalorados los asesores y chamanes electorales. Y su sobrevaloración resulta útil a una nueva estirpe de políticos mutantes, a los que a veces el casticismo llama mutontoscon admisible crueldad. Las mutaciones tan exageradas proceden de una falta básica de coherencia y de rigor. No es accidental que la máxima influencia intelectual que exhiban provenga de series malas de televisión, consumidas sin la precisa prevención para aprender a distinguir entre realidad y ficción. Por todo ello, los electores, que tienen una bendita paciencia y que hacen siempre una lectura afinadísima de la oferta que se les presenta en boca, andan desesperados a la busca de algo que suene a autenticidad. A veces, la autenticidad es peligrosa, radical o zafia. Pero eso debe ser una exigencia más para aquellos que quieren armar un discurso inteligente y racional; no basta con que funcione en la superficie, también tiene que sostenerse sobre andamiaje sólido, sobre valores compartidos y principios claros.

Seguir leyendo.

view El Pais (Spanish)
#elecciones generales
#migración
#demografía
#grupos sociales
#partidos ultraderecha
#menores
#vox
#ultraderecha
#ideologías
#partidos políticos
#elecciones
#españa
#sociedad
#política
#opinión
#migrantes
#menores migrantes
#elecciones generales 2019
#elecciones generales 10-n 2019
#menores extranjeros no acompañados