Decir lo que hacen y no hacer lo que dicen

Photo of Decir lo que hacen y no hacer lo que dicen
Facebook
VKontakte
share_fav

Rara es la semana en la que no se discuta, en México y otras geografías, la relación que guardan los medios de comunicación con el poder. El debate es casi rutinario y, sin embargo, no deja de proporcionarnos de tanto en tanto alguna sorpresa, cuando no un franco sobresalto. Porque a medida que los vuelcos políticos encumbran a una u otra fuerza o partido, las posturas de cada cual en la batalla mutan y hasta se intercambian del modo más cínico y calculado posible. Por ejemplo, sucede que algunos presuntos defensores de la libertad de expresión (y execradores de cualquier gesto o rasgo cuestionable de un gobierno), se convierten, una vez que los suyos alcanzan presidencias o altos cargos, en barristas de la nueva administración y, a la vez, en detractores de los medios que no se sumen a su corifeo. Y por ejemplo, pasa también que ciertos consumados apologistas de las acciones oficiales y vomitadores por sistema de los periodistas críticos se descubren, de pronto, el día que sus amigos pierden las elecciones, como defensores de la libertad de expresión y duros críticos, etcétera... Queda claro que unos y otros ven a los medios como vecinos incómodos que deberían darles apoyo pero sin cuestionarlos en lo absoluto (en cumplimiento de aquella frase que algunos le suelen colgar a Séneca y otros a Freud: "Haz lo que digo pero no digas lo que hago"). Si tienen el poder, pretenden imponer sus agendas a los medios. Y sostienen que si no van a aplaudirles, más vale que se callen. Pero si lo pierden, redescubren de golpe las ventajas de que esos mismos medios ofrezcan espacios para discursos y narrativas alternos a las oficiales...

Seguir leyendo.

view El Pais (Spanish)
#libertad expresión
#andrés manuel lópez obrador
#libertad prensa
#méxico
#norteamérica
#medios comunicación
#américa
#latinoamérica
#comunicación