Un sillón en la RAE para la inteligencia artificial

Photo of Un sillón en la RAE para la inteligencia artificial
Facebook
VKontakte
share_fav

La palabra fetiche en todos los congresos de la lengua es “unidad”, a la que a veces se le añade “diversidad” para que no se confunda con “uniformidad”. Pero la unidad tiene una historia. En el siglo XIX, con las independencias de las repúblicas americanas, algunos auguraron que el castellano sufriría en el nuevo continente una fragmentación similar a la siglos atrás había sufrido en el viejo el latín. Pese a ocurrencias pasajeras como la de proponer el francés como lengua oficial para Argentina, el español sirvió para cohesionar los nuevos Estados: en muchos de ellos, la dispersión de las lenguas indígenas hacía necesaria una común. Hasta entonces, como recordó ayer Carme Riera, había triunfado la estrategia de Pentecostés: predicar a cada uno en su lengua. De ahí que los misioneros se afanaran en aprender las lenguas originarias en lugar de enseñar castellano a los indios. Para que al cisma político no le siguiera uno lingüístico, la RAE nombró académicos correspondientes al otro lado del Atlántico y animó la creación de academias en cada país. La naciente vocación panhispánica conjuró el peligro de balcanización y la unidad quedó asegurada durante 200 años.

Seguir leyendo.

view El Pais (Spanish)
#telefónica
#instituto cervantes
#josé maría álvarez-pallete
#español
#congresos
#informática
#inteligencia artificial
#computación
#asale
#gramática
#rae
#reales academias
#idiomas
#lengua
#instituciones culturales
#industria
#telecomunicaciones
#comunicaciones
#eventos
#sociedad
#cultura
#economía
#empresas
#congreso lengua española