Memoria viva para Ana González, La Pasionaria chilena

Photo of Memoria viva para Ana González, La Pasionaria chilena
Facebook
VKontakte
share_fav

Apenas tenía dos años y medio, usaba pañales y recién comenzaba a hablar, cuando Luis Recabarren Mena (Santiago de Chile, 1973) fue detenido junto a sus padres y un tío por la policía secreta de Augusto Pinochet. Ocurrió la noche del 29 de abril de 1976, en los sangrientos primeros años de la dictadura chilena. Tres coches de la Dirección de Inteligencia Nacional, DINA, los esperaban a la bajada del autobus cerca de su vivienda, en una zona obrera del sur de la capital chilena. A su madre, Nalvia Rosa Mena, de 21 años, embarazada de tres meses, le pegaron con una metralleta en el vientre, frente a sus ojos. La subieron en el vehículo inconsciente junto a su marido Luis Emilio, de 29 años, y su cuñado Manuel Guillermo, de 22, todos militantes comunistas. Fue el niño, sin embargo, el único que regresó: un hombre alto y corpulento que se transportaba en un taxi lo dejó abandonado en el mismo barrio, solo en medio de la calle, casi a la medianoche. A casi 43 años de aquellos hechos, Puntito –como le dicen a Recabarren– demanda al Estado chileno como víctima de secuestro y se prepara para entregar su testimonio en abril ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, en Ginebra.

Seguir leyendo.

view El Pais (Spanish)
#augusto pinochet
#derechos humanos
#chile
#dictadura
#américa
#sudamérica
#latinoamérica
#sociedad
#política