Renovarse y vivir

Renovarse y vivir

El Pais (Spanish)

Cuando Bernard Haitink se puso por primera vez al frente de la Filarmónica de Berlín el 12 de marzo de 1964, la mayoría de sus integrantes actuales ni siquiera habían nacido. Es el caso, por ejemplo, del violinista Luis Esnaola, recién incorporado a la orquesta alemana, o de Joaquín Riquelme, que ya atesora unos cuantos galones en la sección de violas. A sus 87 años, Haitink ha visto irse a muchos y llegar a otros tantos: no menos de dos generaciones han pasado por los atriles al tiempo que él se mantenía inalterable en el podio. Desligado de compromisos estables con ninguna orquesta y felizmente instalado en su cuarto matrimonio, puede permitirse el lujo de dirigir donde quiere, cuando quiere y lo que quiere. Es la suya, por tanto, una historia inconclusa y verlo disfrutando aún con su oficio como lo hace es lo más parecido a la celebración de una vida todavía plena, una duplicidad que encontraba perfecto reflejo en el programa con que acaba de regresar a la capital alemana.

Seguir leyendo.

view El Pais (Spanish)