Hamilton se queda en Babia

Hamilton se queda en Babia

El Pais (Spanish)

Lewis Hamilton empieza a pensar que no será capaz de ganar este Mundial de Fórmula 1, o al menos esa es la sensación que se llevó todo aquel que le vio correr ayer en Suzuka, donde emergió la versión más melancólica, frágil y timorata de este animal competitivo. Hamilton llegaba a Japón en un momento muy complicado después de abandonar la semana anterior, en Malasia, donde el motor de su coche se puso a arder cuando el británico circulaba cómodamente al frente del pelotón. A su rajada contra Mercedes, con insinuaciones de sabotaje incluidas, le siguió una disculpa pública tras recibir una reprimenda por parte del equipo y una serie de mensajes en las redes sociales promocionando a la tropa que le asiste allí por donde va. Cosas del destino, siete días después de su cabreo fue él quien la lió al quedarse congelado en el momento de la salida.

Seguir leyendo.

view El Pais (Spanish)